Breve Análisis Sinóptico de la Ola de Calor de Febrero de 2019

Una intensa ola de calor afectó desde la Región de La Araucanía hasta la Región de Magallanes la primera semana de Febrero. Este evento estuvo acompañado de altas temperaturas, que para varias de las estaciones meteorológicas de larga data de la Dirección Meteorológica de Chile, implicó la superación de récord de máxima diaria anual en periodos de 30 a 70 años.

NOTA: AL SUBIR LAS IMÁGENES (.GIF) A WORDPRESS, QUEDARON EN MENOR RESOLUCIÓN DE LA REAL. SI QUIERES BAJARLAS EN MEJOR CALIDAD, CLIC AQUÍ.

Las temperaturas elevadas fueron progresando latitudinalmente, de norte a sur, de la siguiente forma:

  • Viernes 01: Altas temperaturas en zona central. 36.4ºC en Curicó.
  • Sábado 02: Temperatura elevadas se registran en La Araucanía y alrededores. Temuco marcó 40.0ºC, mientras se midieron 36.2ºC en Curicó y más al sur Puerto Montt llegó a 28.2ºC.
  • Domingo 03: Calor extendido y máximas récord entre Biobío y Los Lagos. Temuco: 40.7ºC. 38.5ºC en Valdivia y 35.0ºC en Puerto Montt.
  • Lunes 04: Máximas históricas en Los Lagos y Aysén. Puerto Montt registra 35.1ºC y Coyhaique alcanza 34.7ºC.
  • Martes 05: Magallanes: Punta Arenas 28.7ºC.

A continuación se muestran figuras animadas de las condiciones sinópticas del periodo entre el 01 de Febrero, a las 06 UTC y el 06 de Febrero, a las 00 UTC, según el reanálisis NCEP-NCAR.

En la figura 1, se aprecia la evolución de un símil de la presión en superficie (en colores – geopotencial en 1000 hPa) y la altura del geopotencial en 500 hPa (línea continua). La dorsal aparece claramente en todo el Pacífico Sur desde 90ºW y esta comienza a avanzar hacia el este, posicionándose sobre Chile el día 02/02. Ese mismo día, el geopotencial en 1000 hPa muestra cómo en superficie la alta presión se separa en dos núcleos: uno que se mantiene extendido desde la costa Chilena hacia el Noroeste y otro que avanza hacia el oeste de manera más evidente a través de la costa Argentina. Al sur de 30ºS en la costa Chilena, una baja relativa (vaguada costera) se aprecia desde el día 2 en adelante, mostrando un desplazamiento hacia el sur, alcanzando aproximadamente 42ºS hacia el 3 y el 4 de febrero.

2019_2_1_1_H500_H1000
Figura 1. En contornos, la altura geopotencial de 500 hPa (cada 50 hPa) y en colores, la altura geopotencial de 1000 hPa. Fuente Datos: NCEP Reanalysis data provided by the NOAA/OAR/ESRL PSD, Boulder, Colorado, USA, from their Web site at https://www.esrl.noaa.gov/psd/

Una forma clásica de analizar estos patrones meteorológicos es el uso de las anomalías. Estas se calculan restando el dato observado a la climatología del mes (lo ideal sería usar armónicos y esas cosas, pero de manera simple se puede simplemente restar la media mensual). Para evitar problemas con los datos cada 6 horas y los ciclos diurnos, se procedió a promediar en periodos de 24 horas móviles las observaciones.

El resultado para este evento es un lindo avance de las anomalías de la dorsal desde el oeste hacia el este, con un máximo de intensidad sobre la Región de Aysén y Magallanes, en donde el geopotencial en 500 hPa alcanzó anomalías superiores a +400 m respecto a la media.

La baja costera también se aprecia intensa y extendida hasta 43ºS en términos de anomalía. La baja costera produce un intenso flujo desde el este, conocido en mucha partes del país como viento raco, puelche o terral. A medida que la baja se desplaza hacia el sur, también se intuye que el máximo calentamiento, ubicado generalmente al este y sur de la baja, también lo hará.

2019_2_1_6_DAILY_ANOM_H500_H1000.gif
Figura 2. Media móvil de 24 horas de las anomalías de la altura geopotencial de 500 hPa (colores, cada 50 hPa) y en contornos, la altura geopotencial de 1000 hPa. Datos: NCEP-NCAR Reanalysis.

El patrón de una dorsal en altura se repite en 300 hPa, tal como se ve en las líneas continuas de la figura 3. Aquí, además, fue incorporado el campo de temperatura del aire en 950 hPa. Debido a que no estamos a una altura demasiado elevada aún, sigue siendo posible apreciar el ciclo diurno con máximo calentamiento entre las 18 UTC y 00 UTC de cada día. Sin embargo, se aprecia una progresión hacia el sur de las áreas más cálidas, alcanzando hasta aproximadamente 50ºS (colores amarillos – temperaturas sobre 20ºC) entre los días 4 y 5  de febrero. Nunca es muy evidente temperaturas demasiado elevadas en Magallanes, pero esto puede estar relacionado a la escala de colores utilizada. Un análisis de las anomalías térmicas respecto a la media del mes sería un buen complemento para encontrar el área de máximo calentamiento anómalo… ¿dónde estará ubicado?

2019_2_1_2_H300_H1000_T950
Figura 3. En línea continúa la altura geopotencial de 200 hPa (cada 50 hPa), en línea segmentada la altura de 1000 hPa y en colores, la temperatura del aire en el nivel de 950 hPa. Datos: NCEP Reanalysis.

Analizando estos mismos campos, pero en términos de anomalía en la figura 4, se aprecia claramente como el calentamiento avanza desde el oeste (debajo de la dorsal) y se concentra primero el día 02 frente a la zona sur (Los Lagos) y luego, el día 03, se extiende hasta la Patagonia. Las anomalías diarias superan los +20ºC respecto a la media climatológica.

¿Se observó esto en superficie? En Punta Arenas, la máxima media de febrero bordea los 15°C, por lo que al registrarse la máxima absoluta de 28.7°C está bastante cerca de lo estimado por reanálisis. En el caso de Puerto Montt, la máxima media climatológica de febrero es casi 20°C. La máxima observada el día de máximo calentamiento alcanzó 35°C… 15 grados sobre la media, bien estimados por la temperatura en 950 hPa del reanálisis.

Concentrando la mirada en la zona central, la baja costera (apreciada en valores negativos de la altura de 1000 hPa – líneas segmentadas) presenta el calentamiento más importante al sur de la misma, lo que tiene sentido en relación a un flujo del este y subsidencia reforzada asociado a esta parte de la baja.

2019_2_1_7_DAILY_ANOM_H300_H1000_T950
Figura 4. Media móvil de 24 horas de las anomalías de la altura geopotencial de 300 hPa (línea continua, cada 50 hPa), altura de 1000 hPa (en línea segmentada, cada 20 hPa) y en colores, la temperatura del aire en el nivel de 950 hPa. Datos: NCEP Reanalysis.

Al este de la dorsal en altura, el campo de velocidad vertical omega muestra claros signos de subsidencia (al menos en 400 hPa), tal como se ve en los colores rojos de la figura 5, durante prácticamente todos los días de análisis y y concentrado en la región central y sur del país. Una vez que el eje de la dorsal se encuentra al este del Los andes (día 3 a las 18 UTC), el patrón de subsidencia se vuelve menos claro sobre Chile.

2019_2_1_3_H500_OMEGA400_SLP
Figura 5. En línea continúa la altura geopotencial de 500 hPa (cada 100 hPa), en línea segmentada la Presión a Nivel del Mar y en colores, la velocidad vertical (dp/dt) en 400 hPa. Datos: NCEP-NCAR Reanalysis.

Considerando nuevamente los patrones de anomalías, en este caso para la velocidad vertical, queda muy claro como en la parte noreste de la dorsal y al sur de la baja costera, las anomalías se tiende a intensificar la subsidencia (omega > 0), con máximos en la Región de Los Lagos y Aysén, tal como se ve en los colores rojizos de la figura 6.

Una vez que la dorsal anómala se encuentra centrada sobre Magallanes, las anomalías positivas de omega se concentran desde Biobío hasta Aysén, denotando que el paso de la dorsal hacia el sector Argentino no necesariamente implica que el evento de calor ha terminado.

2019_2_1_8_DAILY_ANOM_H500_OMEGA400_SLP.gif
Figura 6. En línea continúa la altura geopotencial de 500 hPa (cada 100 hPa), en línea segmentada la Presión a Nivel del Mar y en colores, la velocidad vertical (dp/dt) en 400 hPa. Datos: NCEP-NCAR Reanalysis.

Una característica interesante de este evento de ola de calor es que fue acompañado de importantes valores de agua precipitable en la costa del norte del país. En la figura 7, esto se aprecia en colores verdes oscuros, indicando que entre el Sur de Perú y la costa de Chile (25ºS), se alcanzan valores entre 35 y 50 mm.

Por supuesto, no es tan simple hacer un link entre ambos eventos. Pero si se fija la atención de manera detallada en la circulación en 850 hPa, así como también en el campo de geopotencial de la figura 7, es posible apreciar que mientras progresa la alta presión migratoria desde el Pacífico sur el día 1 de Enero, hasta su paso a lado argentino el 4 de febrero, la costa del norte de Chile presentó mayormente anomalías ciclónicas, con la presencia de vientos de componente norte que pudieron advectar más humedad, así como también disminuir la surgencia costera y aumentar la temperatura.

Como dato al margen, a partir del 3 de febrero se inicia un activo ciclo de precipitaciones, alcanzando máxima intensidad el 7 de febrero con un máxima en 24 horas en Calama de 12 mm (segundo registro más alto histórico) y Arica registró 1.4 y 4.2 mm los días 7 y 8 de febrero.

2019_2_1_4_VIENTO850_H850_PWV
Figura 7. En línea continúa la altura geopotencial de 850 hPa (cada 30 hPa), en barbas, el viento en 850hPa y en colores, el agua precipitable de la columna atmosférica. Datos: NCEP Reanalysis.

Este breve análisis sinóptico del episodio de ola de calor de la región sur y austral del país es una primera pincelada para motivar el trabajo en este tipo de fenómenos. Debemos describir y comprender estos eventos extremos, así como también encontrar posible precursores y predictores de las olas de calor.

Fuente de datos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s